"El señor Ionescu obtuvo un crédito en 2007, al igual que su vecino Popescu, en la moneda más barata", decía un anuncio de la televisión. Ahora, el señor Ionescu y su vecino Popescu se ríe mucho menos. Broma: un rumano, un alemán y un estadounidense…

swiss francsFoto: sxc.hu

mueren y llegan a las puertas del cielo, donde está San Pedro. Éste pregunta cómo han muerto. El estadounidense: "Man, pedí un préstamo para comprarme un Porsche. Iba a 280 kilómetros por hora, llovía, derrapé y me estrellé contra un árbol, al hoyo". El alemán: "Herr Santo, pedí un préstamo para 'Komprarme' un Mercedes. Iba tranquilo cuando me encontré con una cabra frente a mí, giré bruscamente hacia la izquierda y choqué contra un camión". El rumano: "lo mío fue mucho más tranquilo. Conseguí un préstamo en francos suizos para comprarme un Jeep. Morí de hambre", cuenta Dan Popa en su blogHymerion.ro.

Unos 150.000 rumanos tienen un crédito en la divisa helvética, que ha saltado de los 3,74 lei a los 4,24 lei tras eliminar el tipo de cambio máximo su banco central.

El Banco Nacional Suizo (SNB) estremeció este jueves a los mercados financieros al eliminar una barrera cambiaria que mantenía desde hace tres años, lo que llevó a la moneda a perforar el límite de 1.20 francos por euro y generar temores sobre la economía suiza dependiente de las exportaciones, cuenta Reuters.

Hace muy pocos días, funcionarios del Banco Central describieron el mínimo de la tasa de cambio, establecida durante la crisis financiera de 2011 para impedir que un repunte del franco frenara la recuperación económica, como elemento clave de la política monetaria del banco.

La inesperada decisión, que llevó al franco a trepar casi 30% contra el euro en los primeros cinco minutos de transacciones (después redujo su ganancia a 15%), se conoció una semana antes de una reunión del Banco Central Europeo (BCE), donde se espera que esta entidad anuncie un programa de compra de bonos que podría forzar al SNB a ventas masivas de francos por euros para defender sus límites.

"La medida del SNB de hoy es un tsunami para la industria exportadora y para el turismo, y finalmente para toda la nación", dijo Nick Hayek, presidente ejecutivo de la firma suiza de relojes Swatch UHR.VX.

Al eliminar el límite del tope cambiario de la moneda de 1.20 unidades por euro, la entidad suiza buscó disuadir el ingreso de nuevos flujos hacia francos suizos, bajando una tasa de interés clave, que ya era negativa, en 0.5 puntos porcentuales para llevarla -0.75%.

El SNB se comprometió a "mantenerse activo en el mercado cambiario para influir en las condiciones monetarias".

A principios de este mes, el presidente del SNB, Thomas Jordan, había descrito la barrera cambiaria como "absolutamente central".

El vicepresidente del banco, Jean-Pierre Danthine, dijo apenas el lunes que el límite cambiario se mantendría como un hito de la política monetaria del banco.

"En mi opinión, esto daña la confianza en el Banco Nacional Suizo, que siempre ha estado diciendo que puede mantener la tasa mínima de cambio. Veo grandes riesgos en esto”, dijo Alessandro Bee, un economista del banco suizo Sarasin.