​Un centenar de onegéss instaron este miércoles al Parlmento rumano a frenar un referendo que plantea restringir la definición constitucional de familia para excluir la posibilidad de legalizar entre personas del mismo sexo.

Steag anti homosexualitateFoto: Twitter

“Nuestro desafío más importante pasa por unirse y expresar nuestra revuelta para convencer al Parlamento y a la Presidencia que detenga este referendo, que representa un nuevo ataque contra la democracia”, señaló el manifiesto presentado por asociaciones defensoras de derechos humanos reunidas en la plataforma Respect.

“Desgraciadamente, dos instrumentos democráticos -una iniciativa legislativa ciudadana y un referéndum- se han pervertido para servir a la agenda de los grupos de presión”, prosiguió.

La consulta, cuya fecha deberá ser fijada por los parlamentarios próximamente, salió adelante gracias a una iniciativa llevada a cabo por “la Coalición por la Familia”, un grupo de asociaciones respaldado por la Iglesia Ortodoxa, tras recoger más de tres millones de firmas en 2016.

Esta organización, que apoya además que se deje de financiar los contraceptivos y se endurezca la ley contra el aborto, pretende modificar la Constitución que define el matrimonio como la unión de dos esposos sin especificar su sexo, aunque la legislación no la permite.

“Se conocen las posiciones expresadas por Victor Orban (primer ministro húngaro) y Vladimir Putin (Presidente de Rusia), las mismas que comparten muchos políticos incluso en Rumanía y una parte de la sociedad”, lamentó el presidente de honor de la Asociación Pro Democracia, Cristian Parvulescu, en una rueda de prensa.

La plataforma Respect denuncia que el Parlamento rumano “se acerca a una decisión sin haber organizado un debate real, sin un análisis en profundidad, sin tener en cuenta las normas y los valores europeos o las necesidades reales de la sociedad rumana”.

Rumanía, que se adhirió a la Unión Europea en 2007, despenalizó la homosexualidad a principios de 2000