​Un curioso estudio genético muestra que una parte de los osos actuales de Bulgaria proceden de los animales enviados hace cuatro décadas por el dictador Nicolás Ceaucescu a su camarada Todor Zhivkov. Una parte de la población de oso pardo que vive actualmente en los bosques de Bulgaria tiene su origen en Rumanía. Pero esta emigración faunística no es de origen natural sino que, con toda probabilidad, fue forzada entre los años 1970 y 1980 por los líderes comunistas de estos dos países, Todor Zhivkov (presidente de Bulgaria entre 1954 y 1989) y Nicolás Ceaucescu (presidente de Rumanía entre 1965 y 1989), relataLa Vanguardia.

Sanctuarul de ursi de la ZarnestiFoto: Alexandra Mihale

Según un estudio genético publicado en la revista Conservation Genetics, una parte de los osos de Bulgaria no responden a las características de la zona sino que se corresponden a los osos de Rumanía. Los expertos consideran muy poco probable que un número significativo de estos animales se haya desplazado de forma natural de un país a otro y, en cambio, creen muy verosímil una explicación que desde hace años rumoreaban los ciudadanos de ambos lados de la frontera: el régimen de Nicolás Ceaucescu exportó osos a Bulgaria, muy probablemente para facilitar la práctica de la caza por parte de su presidente, Todor Zhivkov.

Los silvicultores y guardas de caza de Bulgaria habían comentado durante años que Nicolás Ceaucescu -también gran aficionado a la caza- ordeno en varias ocasiones el trasporte en helicóptero de decenas de osos hasta Bulgaria como regalo a su camarada Zhivkov. Estas versiones no han sido documentadas pero los datos genéticos conseguidos ahora parecen confirmarlas.

Curioso estudio genético

Un equipo liderado por Carsten Nowak, genetista de la vida silvestre en el Instituto de Investigación Senckenberg en Gelnhausen (Alemania), estaba investigando la población de oso pardo de Bulgaria cuando se encontraron algunos resultados extraños. Los perfiles de ADN de cabellos, excrementos y tejidos de algunos de siete individuos de tres regiones montañosas tenían patrones genéticos diferentes al resto.

Al principio pensaron que los animales habían emigrado de zonas cercanas de Rumanía pero finalmente descartaron la posibilidad de que existiera un corredor biológico natural para desplazamientos como el observado con los datos genéticos.

El estudio indica que el 2,8% de los osos de Bulgaria tienen perfiles de ADN de los Cárpatos y llegaron a la conclusión de que este fenómeno se puede explicar por los regalos de fauna del régimen de Ceaucescu.