Un niño de cuatro años murió hoy tras ser atacado por varios perros callejeros en un parque de Bucarest, mientras que su hermano de 6 años, que presentó una mordedura en una pierna, pudo escaparse y avisar a la abuela del suceso, informaron fuentes policiales. Según la abuela, ambos niños se alejaron de ella y desaparecieron en el Parque Tai, situado al norte de la capital rumana.

Mientras buscaba a los nietos, el mayor de ellos volvió con una herida en la pierna y le contó que su hermano había sido atacado por unos perros.

La mujer llamó inmeditamente al número de emergencia 112 y anunció que no encontraba a uno de sus nietos.

Estos arrastraron al niño hasta una zona de arbustos, donde fue hallado el cuerpo sin vida por la policía local.

El coordinador de la Autoridad para la Vigilancia y Protección de los Animales, Razvan Bancescu, declaró a la cadena de televisión B1 TV que el Ayuntamiento no puede practicar la eutanasia con todos los perros de Bucarest.

"No podemos recoger a todos los perros en un mes y eutanasiarlos, aunque si podemos esterizarlos", precisó Bancescu.

Unos 16.000 bucarestinos fueron atacados por perros callejeros en 2012.