El propietario del club rumano de fútbol Steaua de Bucarest, Gigi Becali, ha sido condenado hoy por la Alta Corte de Justicia rumana a dos años de cárcel por “complicidad de abuso de poder” en el caso de intercambio de terrenos con el Ministerio de Defensa. La instancia suprema, además, castigó al exministro de Transportes, Victor Babiuc y al exjefe del Estado Mayor, Dumitru Cioflina, con otros dos años en prisión por abuso de poder.

Gigi BecaliFoto: Agerpres

Los condenados han sido reconocidos culpables por un intercambio de terrenos de manera fraudulenta que llegaron a causar al Estado unas pérdidas de casi 700.000 euros, según informaron los fiscales citados por la agencia de prensa Mediafax.

Becali, que ha visto ganar a su equipo la liga rumana hace dos semanas, había sido condenado en febrero a tres años de prisión por secuestro.

Según la ley rumana, los culpables a varias condenas deberán ejecutar la más larga, por lo que Becali deberá cumplir la pena de tres años en prisión.

“No creía que podía suceder algo así. ¿Cómo destrozar una familia de esta manera porque he hecho un intercambio de terrenos hace 16 años? ¿Este es el país de Cristo? Es el de Satanás”, declaró en el Parlamento el actual diputado de la coalición gubernamental de centroizquierda.

Tras la sentencia, Becali anunció que apelará esta decisión ante la Corte Europea de Derechos del Hombre y pidió a los agentes de policía que lo dejaran que se presentara solo por el arresto, cuando aún se encontraba en el Parlamento.

“Me marcho a casa con la familia; ruego a los órganos competentes que tengan un mínimo de decencia, elegancia y respeto para que esperen a que me presente solo, que no vengan con toda clase de máscaras y con todo tipo de circos”, declaró.

El excéntrico magnate intentó abandonar Rumanía hacia Israel durante la noche del domingo, pero la policía de frontera del aeropuerto de Bucarest impidió que lo hiciera.