​En Stanciova, un pueblo de 350 habitantes del oeste de Rumanía funciona un tipo de comunidad ecológica y participativa única en el país. El proyecto, llevado por un grupo de jovenes activistas, trajo vida y movimiento al pequeño pueblo con mayoría de etnia serbia. Antes de su llegada, era un pueblo del que los jóvenes huían tras la vida un poco menos dura de la ciudad. Ahora...

Si quieres seguir leyendo pinche aquí.