La policía rumana realizó 59 registros en las provincias de Vrancea, Galati y Braila por un presunto fraude de 8 millones de euros a través del contrabando de alcohol, que se transportaba en cisternas de leche. Mircea Liviu Jitea encabeza esta organización criminal, informó Mediafax.

Jitea está considerado como el empresario más rico de la provincia de Vrancea y se encuentra entre Top 300 de la revista Capital, con un patrimonio de 56-58 millones de euros.

En sus empresas trabajan unas 300 personas, según unas fuentes locales.