​​El Museo Nacional de Arte de Moldavia presentó en sociedad en 2018 la restauración de una pintura singular. Se trataba de un enigmático retrato de Isabel de Baviera, más conocida como Sissi, emperatriz de Austria, que había estado guardado en un recóndito recoveco de la bodega de la pinacoteca desde que llegó allí en 1945, tras el expolio perpetrado por el ejército estalinista en los estertores de la Segunda Guerra Mundial, publica el diario El País.

Tabloul imparatesei Sissi, expus la ChisinauFoto: Raul Sanchez Costa

Siga leyendo el artículo.