​Un encuentro predestinado con una personalidad de la editorial Dobrogean, luego un primer artículo publicado en la revista Adolescentul, fueron suficientes para que la joven Anca Mureșan se olvidara del derecho, la profesión con la que soñaba desde que era niña, y comenzara un nuevo camino, completamente y bastante desafiante, el del periodismo. Han pasado más de 20 años desde entonces y Anca habla con el mismo entusiasmo de este campo donde la palabra, la imagen y la determinación son definitorias. Hoy dirige una empresa de creación, producción y postproducción de vídeos, Blue Film Production, donde realmente se encuentra a sí misma. Eligió la palabra azul para recordarle siempre el azul del Mar Negro, pero también el hecho de que fue y seguirá siendo siempre la capitána de sus propios sueños, relata la Asociación de Empresas Españolas en Rumania (ASEMER).

Lea la entrevista completa.