El año 2020 transcurrió bajo el signo de la incertidumbre generada por el COVID-19, que incluía no solo al sistema sanitario, sino también a la mayoría de áreas de actividad y empresas, así como a la economía rumana, cuenta el blog de la Asociación de Empresas Españolas en Rumania (ASEMER).

Investitiile în economie au fost anul trecut mai mult speculative decat productiveFoto: sxc.hu

Con una economía en constante crecimiento en los últimos años, Rumania terminó 2020 con un déficit presupuestario histórico, más allá de las fronteras de la UE, y enormes deudas, después de que la pandemia de COVID-19 arrojara al mundo entero a una crisis.

Lea el artículo completo.