Fashion Retail es la empresa a través de la que Inditex, el gigante mundial de la moda propietario de cadenas como Zara o Massimo Dutti, factura las ventas que realizan las tiendas online de 25 países de Europa a través de Internet. En el último ejercicio, que terminó en enero de 2017, disparó su negocio: la facturación creció un 35,1%, de 840 millones de euros a 1.137 millones, según las cuentas depositadas por la compañía en el Registro Mercantil, publica el diario El País.

ZaraFoto: Facebook

Los beneficios fueron de 57,3 millones de euros, el 15% más. En impuestos sobre las ganancias abonó 19,25 millones en el ejercicio. La empresa también aumentó sus empleados significativamente, de 340 a 417 trabajadores, en un ejercicio en el que lanzó tiendas virtuales en cinco países donde no tenía todas sus marcas e incorporó seis países nuevos al perímetro.

Los dueños de Zara han apostado fuerte por el comercio electrónico, pero se niegan a revelar cuál es exactamente la cifra total que les lleva por Internet en todo el mundo. El presidente, Pablo Isla, insiste cada año en que el negocio físico y el virtual están demasiado mezclados como para separar cuentas. Internet hace de escaparate para las tiendas y en las tiendas se devuelven prendas que se compraron online. Desde los comercios se pueden recoger paquetes encargados por Internet. Y para ambos negocios se aprovechan servicios e instalaciones logísticas conjuntas.

Las cuentas de Fashion Retail, sin embargo, permiten al menos ver una evolución de las ventas en Europa. La empresa aglutina en 2016 la facturación por Internet de las tiendas de España, Portugal, Italia, Polonia, Austria, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Suiza, Rumania, Alemania, Francia, Mónaco, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Reino Unido e Irlanda. Este año incorpora, además, los países donde han estrenado tiendas online: Bulgaria, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Croacia y Eslovenia.