El Gobierno rumano decidió hoy reducir el Impuesto de Valor Añadido (IVA) a los alimentos, a las bebidas no alcohólicas y los servicios de alimentación del 24 % actual hasta el 9 % a partir del 1 de junio, gracias a los buenos datos de crecimiento económico de los últimos meses.

AlimenteFoto: MorgueFile.com

"Para mantener una coherencia, he introducido esta mañana que esta cota del 9 % se aplique a todos los servicios de alimentación; es decir, no se compra la carne a un 9 % para que luego se venda en un restaurante a un 24 %, declaró hoy el primer ministro Victor Ponta.

"Veremos después del 1 de junio si esa disminución del 15 % se reduce del precio y no sólo aumenta el beneficio de los comerciantes", precisó Ponta.

El jefe del Ejecutivo socialdemócrata reiteró su intención de bajar el IVA a todos los productos hasta el 20 % en enero de 2016.

"No podemos hacer ambos al mismo tiempo porque crearíamos un desequilibrio en el presupuesto"l, agregó Ponta.

Rumanía, el segundo país más pobre de la Unión Europea, pactó en 2013 un tercer préstamo contingente con el Fondo Monetario Internacional por valor de 4.000 millones, cuyos fondos sólo se utilizarían en caso de deteriorarse la economía rumana.

El FMI ha mostrado en varias ocasiones su oposición a reducir los impuestos, en especial el del IVA.

El Gobierno prevé que la economía crezca este año un 2,7 %, mientras que el año pasado aumentó un 2,9 % después de dejar atrás una recesión.