La compañía de Arbúcies (La Selva) invierte 4,6 millones de euros en una fábrica de carrocerías para transporte escolar en Brasov. Supondrá la creación de 60 puestos de trabajo, informó el diario Expansión.

Industrial Carrocera Arbuciense (Indcar) ha instalado en Rumanía su primera planta de producción en el extranjero. La empresa con sede en Arbúcies (La Selva) ha invertido 4,6 millones de euros en la puesta en marcha de un centro productivo de carrocerías de autobuses de pequeño y mediano tamaño en el municipio rumano de Bresov. Las instalaciones darán trabajo a 60 empleados y se destinarán a transporte escolar.

Indcar es uno de los fabricantes de carrocerías que sobreviven en Arbúcies, municipio que está afectado por el cierre de Noge, uno de sus mayores competidores. Los orígenes de Industrial Carrocera se remontan a 1888. La empresa está controlada por la familia Queralt, da trabajo a unos 140 trabajadores y facturó 16 millones de euros en 2011, último ejercicio del que se tienen datos disponibles.