El fabricante alemán de automóviles Mercedes-Benz, perteneciente al grupo Daimler, invertirá más de 300 millones de euros en Rumanía con el fin de reforzar la producción de órganos mecánicos para los vehículos de su gama.

Dieter Zetsche, CEO DaimlerFoto: Reuters

El fabricante alemán de automóviles Mercedes-Benz, perteneciente al grupo Daimler, invertirá más de 300 millones de euros en Rumanía con el fin de reforzar la producción de órganos mecánicos para los vehículos de su gama.

De los 300 millones de euros comprometidos, 280 millones se destinarán a la producción de una nueva generación de transmisiones automáticas que se montarán en futuros modelos de la marca de la estrella.

El responsable de Producción y Compras de Daimler, Andreas Renschler, destacó que la expansión de la red de producción para incluir instalaciones adicionales está diseñada para complementar las factorías actuales.