​Rumanía consiguió hoy en Budapest un valioso punto para seguir optando a disputar la Eurocopa de 2016, después de haber empatado a cero ante una floja Hungría, que se jugaba arrebatar a los rumanos el segundo puesto del grupo D de la fase de clasificación, informó Efe.

Echilibru in meciul Ungaria vs RomaniaFoto: Uefa.com

Los rumanos, no obstante, pierden el liderato ante Irlanda del Norte, que venció en el terreno de Islas Feroe.

Los pupilos de Anghel Iordanescu controlaron la primera mitad presionando desde el campo contrario y tocando la pelota, aunque los atacantes mostraron sus deficiencias de cara al gol.

Remates lejanos y centros que se perdían por las bandas mostraron el flanco débil de una Rumanía que aspira a jugar la máxima competición europea.

Solo Torje, exjugador del Granada y Espanyol, parecía llegar con facilidad hasta el área rival y crear peligro ante una Hungría aguerrida en defensa, pero falta de toque.

Los magiares evidenciaron sus carencias técnicas y se limitaron a colgar balones a su delantero Nikolic para que éste intentara rebañar un balón y así buscar un tanto que se resistió a ambas selecciones en todo el encuentro.

En la reanudación, los locales se amilanaron aún más dejando espacios a los extremos rumanos, que intentaron superar la férrea defensa húngara, pero sin duda fue una noche nula para los atacantes de los dos equipos.

Con un juego triste y desplomado, ambas selecciones terminaron un enfrentamiento que parecía más un mero trámite que un partido en el que estaba en juego el segundo puesto de la llave.

Ante la expectación de la sempiterna rivalidad entre ambos países por su pasado histórico y los acontecimientos que están sobrecogiendo a toda Europa por la masiva llegada de inmigrantes, las autoridades movilizaron a más de 2.000 agentes para evitar que se produjeran incidentes.