Dos aviones F-35 Lightning II de la Fuerza Aérea Europea (USAFE, por sus siglas en inglés) aterrizaron este jueves, alrededor de las 15.00, hora local, en la Base Aérea 86 "Locoteniente Aviador Gheorghe Mociorniță" de Borcea, al sureste de Rumania, desde donde ejecutarán, en los próximos días, misiones y entrenamientos conjuntos con soldados y aviones de la Fuerza Aérea Rumana, anuncia el Ministerio de Defensa.

F35Foto: commons.wikimedia.org

"El objetivo principal de las misiones de entrenamiento conjuntas es aumentar la interoperabilidad entre los aliados de la OTAN, y las misiones conjuntas de la policía aérea contribuyen al desarrollo de la capacidad de respuesta y la disuasión. Al mismo tiempo, estas misiones representan una prueba concreta del alto nivel de cooperación en el campo de la seguridad y la defensa dentro de la Asociación Estratégica entre Rumania y los Estados Unidos de América y transmiten un fuerte mensaje de solidaridad entre los aliados ", según Defensa.

Además, Estados Unidos mandó aviones F-16 desde la base de Aviano en Italia al espacio aéreo de Rumania. Al mismo tiempo, los aliados de Estados Unidos y la OTAN volaban constantemente sobre Rumania, alimentando tanto a los aviones de combate como a los drones estadounidenses que sobrevolaban la zona, prosigue la nota.

Este jueves por la mañana, un avión militar ucraniano fue interceptado por aviones F-16 rumanos. El avión Suhoi 27 aterrizó en Bacau, al noreste del país de la Europa del Este. Vasile Dincu, ministro de Defensa, explicó que el piloto ucraniano había perdido el rumbo y que la base a la que debería haber aterrizado en su país había sido destruida. "Ha sido un error, estamos viendo cómo podemos dejarlo marchar de vuelta", subrayó Dincu.

Durante la tarde, tres cazas Eurofighter Typhoon de la Fuerza Aérea Alemana aterrizaron, alrededor de las 17:30 horas, en la Base Aérea 57 Mihail Kogălniceanu, uniéndose así a los tres aviones alemanes que realizan misiones desde el 17 de febrero en Rumania, anunció el Ejército.