​Más de dos mil personas simpatizantes de la ultraderecha rumana forzaron la entrada al recinto del Parlamento, bloquearon el tráfico y vandalizaron algunos coches en Bucarest para protestar este martes contra un proyecto de ley que prevé exigir el pasaporte covid en algunos puestos de trabajo.

Mai multi protestatari au reusit sa intre in curtea ParlamentuluiFoto: Inquam Photos / Octav Ganea / Digi24

Convocada por el partido de extrema derecha Alianza para la Unión de los Rumanos (AUR), formación que ingresó por primera vez en las dos cámaras en las pasadas elecciones de diciembre de 2020, los manifestantes expresaron su rechazo a las nuevas restricciones que los parlamentarios iban a debatir para luchar contra la cuarta ola de covid, que ya ha perdido fuelle desde que hiciera estragos entre octubre y noviembre con cientos de muertos por día y frenar otras vendidas debido a la mutación ómicron.

El proyecto de ley que plantea la coalición gubernamental de liberales de centroderecha y socialdemócratas introduciría la obligatoriedad del pasaporte covid en el lugar de trabajo, pero después de que la tasa de contagios sea mayor a 1,5 casos por cada mil habitantes durante tres semanas seguidas.

Con esta medida, el Ejecutivo quiere aumentar el índice de vacunación que continua siendo inferior al 40% de la población rumana con la pauta completa. Las autoridades temen que los hospitales no puedan afrontar una nueva ola de enfermos por covid provocados por la variante ómicron.

Los manifestantes vociferaron la palabra "libertad", al mismo tiempo que blandían la bandera nacional rumana y pancartas con mensajes como "Detened la vacunación obligatoria."

"Se trata de una protesta necesaria, pero insuficiente. Mucha gente debería haber venido", declaró a la AFP, Andrian Vrabiescu, de 49 años, un antiguo minero.

"Me temo que los que están en el interior del Parlamento no hayan recibido nuestro mensaje hoy (martes). Pero, saldremos otra vez a la calle una vez más", manifestó Domnita, de 50 años.

Los vehículos de las embajadas de Estados Unidos y Japón fueron asaltados y el líder de AUR, George Simion, afirmó que habría más manifestaciones de este tipo.