El Departamento de Estado de los Estados Unidos colgó este lunes en su portal una declaración oficial en la que pide a Rumanía que renuncie a la modificación de las leyes de la justicia, que “afectan la lucha contra la corrupción y a la independencia de la justicia y debilitan el Estado de Derecho”.

Rex TillersonFoto: Facebook - U.S. Department of State

“Los Estados Unidos constata con preocupación que el Parlamento de Rumanía prevé modificaciones legislativas que podrían socavar la lucha contra la corrupción y podrían debilitar la independencia judicial en Rumania. Esta legislación, propuesta inicialmente por el Ministerio de Justicia, amenaza el progreso que Rumanía ha realizado en los últimos años en la construcción de las instituciones judiciales fuertes, protegidas de la intervención política”, aseguró el Departamento de Estado estadounidense, en un comunicado enviado por Heather Nauert, portavoz de la institución.

“Instamos al Parlamento de Rumanía que rechace las propuestas que debiliten al Estado de Derecho y ponen en peligro la lucha contra la corrupción”, prosiguió la nota del Departamento de Estado estadounidense.

Unas horas antes, el embajador de EEUU en Bucarest, Hans Klemm, afirmó en una entrevista al diario Express de Banat que sigue atentamente la evolución de la situación y que está esperando las modificaciones finales que presentará en breve la Comisión del Parlamento rumano, aunque subrayó que “hay preocupaciones muy serias”.