El antiguo ministro de Asuntos Exteriores, Titus Corlatean, ha sido acusado hoy de haber impedido a los rumanos que residen en el extranjero de votar en las presidenciales de 2014, lo que provocó una gran indignación, anunció este lunes la Fiscalía anticorrupción.

Titus CorlateanFoto: captura Digi24

La Dirección Nacional Anticorrupción pidió al Parlamento que se levante la inmunidad del actual senador socialdemócrata para presentar la acusación por “abuso de poder y socavar el ejercicio de derecho a voto”.

Corretean ha sido acusado de haber rechazado de manera discriminada a la hora de abrir los colegios electorales en las ciudades donde hay una gran comunidad rumana, que suelen tender a los candidatos de derechas.

En noviembre de 2014, miles de ciudadanos rumanos residentes en el extranjero tuvieron que pasar muchísimas horas, mucho de ellos no pudieron ejercer su derecho a voto.

Las imágenes en las embajadas de Londres y París suscitaron una fuerte movilización de los electores, que impulsaron la victoria del presidente Klaus Iohannis frente a su rival, el socialdemócrata Victor Ponta.

Las protestas causaron que Corlateanu dimitiera antes de la segunda vuelta del plebiscito, aunque aseguró que había hecho todo lo posible por que el voto de la diáspora se realizara lo mejor posible.