​Rumanía puede gestionar el número de refugiados que le ha adjudicado la UE pero lamenta que las cuotas obligatorias se aprobaran por mayoría y no mediante negociaciones, según ha manifestado este miércoles su presidente, Klaus Iohannis.

Klaus Iohannis la Digi24Foto: captura Digi24

República Checa, Hungría, Rumanía y Eslovaquia votaron en contra de la distribución de refugiados entre los estados miembro en la reunión de ministros del Interior de este martes en Bruselas. Iohannis ha defendido que las cuotas obligatorias no son la solución a la crisis.

Rumanía ha dicho que puede recibir un máximo de 1.785 refugiados en el marco de un sistema voluntario para ayudar a aliviar la presión. Además, en virtud del plan de reasentamiento, aceptaría a 2.400 personas más.

"La decisión está tomada. Entiendo que otros países prevén contestarlo (en los tribunales) y nosotros esperaremos a ver el resultado", ha declarado Iohannis a la prensa antes de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE esta tarde en Bruselas.

"En realidad, el número de refugiados que Rumanía debe recibir durante un periodo de uno a dos años (...) no es grande. Es manejable y creo que Rumanía debe mostrar solidaridad", ha añadido.