El Parlamento rumano rechazó hoy la solicitud de la Fiscalía anticorrupción de levantar la inmunidad al primer ministro, el socialdemócrata Victor Ponta, un paso necesario para que avanzara la investigación abierta contra él por conflicto de intereses, lavado de dinero, falsificación y evasión fiscal, informó la agencia EFE.

Victor Ponta a fost la DNA la inceputul lunii iunieFoto: Stirile ProTV

Un total de 231 parlamentarios se han opuesto a la solicitud frente a 120 que la han apoyado. De haber salido adelante la petición, Ponta habría tenido que dimitir como diputado y la Fiscalía podría haber presentado una denuncia oficial.

Al mantener su inmunidad, Anticorrupción no puede investigar al jefe del Gobierno, solicitar documentos sobre el caso ni interrogar a testigos y tampoco el presidente Klaus Iohannis puede proceder a suspenderle en su función de primer ministro.

"Quiero y creo que el Parlamento y el Gobierno tienen la obligación de respetar la Constitución y de defender a otros" (investigados como él), declaró Ponta tras conocer el resultado, que llegó a calificar de "normal".

Por su parte, el presidente de Rumanía, el conservador Klaus Iohannis, reaccionó inmediatamente con un tono más duro después de la votación: "Es una prueba de irresponsabilidad y desafío hacia los ciudadanos el hecho de que los parlamentarios que forman la mayoría impidan a la justicia cumplir con su deber".

"Están dispuestos a destruir la institución del Parlamento", agregó Iohannis, quien señaló que la solución a esta situación pasa por la dimisión de Ponta.

El primer ministro socialdemócrata, que declaró hoy sentirse siempre nervioso cuando tiene que responder ante el Pleno, había reiterado que desea finalizar su mandato, que expira a finales del próximo año.

La Dirección Nacional Anticorrupción (DNA) anunció el viernes que sospecha de que Ponta recibió 50.000 euros en 2011, un año antes de ser elegido jefe de Gobierno, por parte de un antiguo socio, Dan Sova, al que luego nombró ministro.

El próximo viernes, Ponta deberá salvar una moción de censura presentada por el opositor Partido Nacional Liberal, del que se prevé que triunfe una vez más gracias a la mayoría parlamentaria de la que goza la coalición de centro-izquierda