La Fiscalía rumana solicitó hoy el arresto del jefe de la Agencia Nacional de Integridad (ANI), Horia Georgescu, por una acusación de corrupción en un caso de restitución ilegal de terrenos, tras seis horas de interrogatorio.

Horia GeorgescuFoto: Hotnews

Según fuentes judiciales, Georgescu está acusado de abuso de poder en un asunto relacionado con una compensación sobrevalorada de unos 75 millones de euros otorgada por la Autoridad Nacional de Restitución de Propiedades (ANRP).

"En concreto, entre 2008 y 2009, la Comisión Central para la compensación de las propiedades, perteneciente a la ANRP, de la que formaba parte el inculpado Georgescu, aprobó los informes de evaluación de tres expedientes…. en los que los inmuebles fueron sobrevaluados", señaló la Fiscalía en un comunicado de prensa.

Hasta 2010, Georgescu fue miembro de la comisión de la ANRP encargada de valorar las compensaciones a pagar por parte del Estado a aquellas personas cuyas propiedades habían sido confiscadas durante el régimen comunista.

Además, Georgescu estaría implicado en otro caso de restitución ilegal de terrenos en el que se halla detenida desde el pasado año Alina Bica, ex fiscal jefe de la Dirección de Investigación de la Delincuencia Organizada y el Terrorismo.

Georgescu, de 38 años, ocupó el cargo de secretario general de la ANI desde noviembre de 2008 hasta abril de 2012, momento en el que pasó a presidir esta institución, cuyo cometido pasa por controlar el patrimonio de los funcionarios públicos.

Se trata de uno de los últimos escándalos de corrupción en Rumanía, uno de los países que peor sufre esta lacra en la Unión Europea.

Precisamente, el ministro de Finanzas Darius Valcov dimitió el domingo tras haber sido acusado de haber recibido dinero a cambio de favores a una empresas mientras ejercía como alcalde.