Alrededor de 500 personas se concitaron el martes en la Plaza de los Héroes de Budapest para conmemorar la ejecución de unos mártires de la región rumana Secuiesc. Los asistentes adoptaron una petición dirigida al primer ministro rumano, Victor Ponta, para iniciar las negociaciones sobre la creación del Estado Tinutul Secuiesc, ubicado en el centro de Rumanía, escribe Mediafax.

Los participantes protestaron contra el alcalde de Targu Mures, quien prohibió organizar cualquier manifestación similar en esa ciudad rumana.

Arpad Gyorgy-Mozes, lider de la Sociedad por el Tinutul Secuiesc, declaró que se les ha recortado el derecho a la libertad de expresión y denunció un intento de las autoridades rumanas de destruir la herencia arquitectónica de esta región histórica, con una gran población de la minoría húngara.

El líder magiar acusó de radical a Rumanía comparándolo con un grupo terrorista yihadista: Rumanía es el Estado Islámico de la Unión Europea en el siglo XXI".