En 2009, Traian Basescu defendía a los fiscales anticorrupción frente a los políticos que los acusaban de fabricar "casos políticos" de simples denuncias. Por aquel entonces, el exprimer ministro socialdemócrata entre 2000 y 2004, Adrian Nastase, estaba siendo imputado, al mismo tiempo que sus compañeros de formación se hallaban en coalición gubernamental durante el primer mandato de Emil Boc.

Traian Basescu, intre doua opinii despre denuntatoriFoto: Agerpres (colaj HotNews)

Seis años más tarde, Traian Basescu critica las acusaciones contra la exministra de Turismo Elena Udrea, subrayando que Rumanía vive un momento de muchas denuncias. No ha cambiado mucho desde 2009: Rumanía sigue estando bajo la supervisión del Mecanismo de Cooperación y Verificación y aún se le niega la adhesión al espacio Schengen. Lo que sí ha cambiado es el blanco de los fiscales: en 2009 se trataba de Adrian Nastase, exprimer ministro del PSD, mientras que en 2015 la acusada es Elena Udrea, a la que Traian Basescu reconoce haber apoyado y ayudado durante 10 años.

17 de febrero de 2009. Traian Basescu organizaba en Cotroceni una reunión de despedida como jefe de Estado con los principales dignatarios y miembros de instituciones responsables por la reforma de la justicia. El objetivo era encontrar modalidades de llevar a cabo las promesas hechas para su adhesión a la UE. Los socialdemócratas acusaban a la DNA (Fiscalía Anticorrupción) y a Dan Morar, por entonces jefe de los fiscales, de que en el caso Zambaccian, en el que era investigado Nastase, se hubiera fabricado un caso político, basado en simples denuncias. La respuesta de Basescu: Esos expedientes los tuve yo y yo les di el visto bueno para empezar la instrucción penal y les puedo decir qué estaba escrito en ellos para que vean cuán políticos son. Era la queja de Sergiu Sechelariu de que había sobornado a Adrian Nastase. Era la queja de una exinspectora de construcciones, que declaraba que para ser nombrada había tenido que hacer no sé qué. Era la queja del cónsul de Beijing que decía que el señor Adrian Nastase le había dado 500 mil de dólares para comprar muebles. Y al final otra queja de Sergiu Sechelariu sobre los contenedores de China que llegaron a Bacau. Bueno, éste es el expediente político. ¿Qué les puedo decir? Político, no político, sólo si lo hicieron dentro del mismo partido. Porque el señor Sergiu Sechelariu fue miembro del PSD, él inició la demanda, la señora inspectora de construcciones fue miembro del PSD, ella hizo la demanda. El cónsul era nombrado por el primer ministro en Beijing, por consiguiente no son los presidentes los que nombran a los cónsules, no fue el señor Iliescu el que lo nombró, fue nombrado por el primer ministro. Este hombre escribió lo que debía.

En febrero de 2009, una joven de 35 años era ministra del Turismo desde hacía 3 meses. Elena Udrea disfrutaba ya de la protección y de la ayuda de Traian Basescu desde hacía cuatro años, como él mismo admitiría en noviembre de 2014, hacia finales de su último mandato como presidente.

En 2015, Elena Udrea iba a ser acusada y detenida de forma preventiva por hechos de corrupción cometidos durante su mandato de ministro.

Seis años tras la reunión con los socialdemócratas, Traian Basescu, ya expresidente, no muestra la misma confianza en los casos de la DNA, basados en la moda de las denuncias. Esta vez el blanco de la investigación es Elena Udrea. Yo les digo una cosa que voy a repetir hasta que este juicio acabe […] Confío en la justicia y confío en Elena Udrea […] Parece que tenemos un problema y que corremos un riesgo, a causa de la presión que se ejerce sobre el fiscal para que finalice rápidamente los expedientes, que son muchos; existe esta presión de luchar en contra de la corrupción y parece que empiezan a basarse demasiado en denuncias. A parte de la denuncia uno tiene que venir con algo más y no dejar que los que tomaron el dinero se pongan de acuerdo y acusen al ministro. Dices que tomaste 900.000 dólares y se los llevaste al ministro. Tomaste el dinero y estás libre porque dices que se lo llevaste al ministro. A ti, 'pillo' que haces todo tipo de inversiones, te pasan por las manos 900000 dólares y, ¿no te quedas por lo menos con mil?, dijo Traian Basescu en una entrevista para la cadena televisiva B1TV.