La Justicia rumana, durante años criticada, recibe ahora los elogios de la Comisión Europea en la lucha contra la corrupción tras condenar a numerosos políticos y poner la lupa incluso sobre familiares del actual primer ministro, Victor Ponta, publica el periódico La Vanguardia.

Elena UdreaFoto: Agerpres

Las cifras reflejan el trabajo de los fiscales y jueces rumanos: un antiguo jefe de Gobierno, Adrian Nastase, y diez antiguos ministros han sido condenados a prisión en los últimos tres años, mientras que otras dos decenas de ministros son investigados en la actualidad.

En 2014 se han presentado cargos por corrupción contra 1.167 personas, y un 7 % de los parlamentarios elegidos en 2012 han sido condenados o imputados por ese delito, según datos de la Fiscalía Anticorrupción, que se creó en 2002.

Lea el artículo completo en el diario catalán