La jefa de la Fiscalía Anticorrupción (DNA), Laura Codruta Kovesi, presentó este martes el balance de su institución en 2014. En el acto, al que fueron el primer ministro Victor Ponta y el presidente Klaus Iohannis, Kovesi pidió que 50 nuevas incorporación al centenar de fiscales que luchan contra miles de casos de corrupción. La novedad en 2014 fue el alto número de dignatarios investigados. Además, se confiscaron más de 310 millones de euros, tres veces más que en 2013.

Laura Codruta Kovesi prezinta bilantul DNA pe 2014Foto: Captura Privesc.eu

Los 97 fiscales han investigado 9.100 causas, una media de unos 105 por cada uno de ellos.

Más de 1.100 personas fueron acusadas ante la justicia, imputadas o condenadas.

Sólo se ha recuperado un 9 % de lo que se ha defraudado.

Unas 700 causas se debieron a sospecha de fraude en adquisiciones públicas con fondos europeos y fondos nacionales.

Un total de 35 magistrados han sido procesados, 20 de ellos condenados. Este alto número de imputados debe preocupar a las autoridades, destacó Kovesi, porque "representa la vulnerabilidad del sistema judicial".

DNA pidió al Parlamento iniciar causas penales contra 9 parlamentarios y 12 ministros.

Las investigaciones se centraron en Sanidad, Educación, Adquisición Pública, Fraude con fondos UE

En un solo caso, la intervención de la DNA frenó el fraude de 105 millones de euros.

En otro, DNA impidió la restitución ilegal de unos terrenos, que habría generado un perjuicio de 300 millones de euros.

Las ciudades de Brasov, Cluj, Oradea, Pitesti, Ploiesti, Timisoara y Suceava han tenido resultados positivos.

En 2014, se recuperaron 303 millones de euros, 13 veces más que el presupuesto de la DNA.

Las decisiones judiciales definitivas por casos de la DNA han generado la confiscación de bienes de 310 millones de euros, tres veces más que en 2013. Si se ejecutaran, es mucho más que el fondo de salarios de los médicos en un año.

"Nos alegra que hay un gran interés de la opinión pública", dijo Kovesi.

La confianza en su departamento ha crecido hasta el 55 %.

Principal vulnerabilidad y el gran resto pasan por el crecimiento continúo del volumen de actividad: se ha triplicado desde su creación en 2002.

"Aún tenemos que solucionar más de 5.000 expedientes", añadió Kovesi.

"El volumen superar a los recursos físicos", aseguró.

"Hemos pedido ya 50 nuevos puestos", prosiguió Kovesi.

"En 2015, las prioridades pasan por detectar el fraude en las adquisiciones públicas, la corrupción a nivel empresarial, educación, sanidad y acentuar su confiscación", concluyó Kovesi.