Rumanía rechazó este lunes de manera contundente las acusaciones provenientes del Parlamento iraquí sobre la venta de armamento a los extremistas de Estado Islámico (ISIS) en Iraq.

"Rumanía desmiente las afirmaciones del Jefe de la Comisión de Defensa y Seguridad del Parlamento iraquí, en las que hace referencia directa a las supuestas relaciones comerciales entre el Estado rumano y una organización considerada terrorista por toda la comunidad internacional", precisó el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado de prensa.

Además, la Cancillería rumana ya ha pedido a Bagdad que "se disculpe públicamente por sus las acusaciones infundadas", porque pueden afectar negativamente las relaciones bilaterales entre ambos países.

El pasado sábado, el embajador rumano en Iraq, Jacob Prada, fue llamado a consultas para esclarecer la posición de las autoridades rumanas, prosigue la nota.

"Todas las exportaciones de armas a Iraq se realizan con el conocimiento del Gobierno iraquí y la Embajada los tiene registrados", señaló Prada a los medios iraquíes.

Al mismo tiempo, Bucarest aprovechó para asegurar que "Rumanía continuará apoyando al Estado iraquí en la lucha contra el terrorismo y en el restablecimiento de un clima de estabilidad y seguridad" en el país