​Rumanía, cuyo sistema judicial está vigilado estrechamente por la Unión Europea, tiene un nuevo fiscal anticorrupción después de varios meses de controversia alrededor de este puesto clave, anunció este miércoles el presidente de Rumanía, Traian Basescu.

Laura Codruta KovesiFoto: Agerpres

Basescu firmó el decreto de nombramiento de Laura Codruta Kovesi como fiscal anticorrupción.

De 40 años, la exjugadora profesional de baloncesto fue la fiscal general más joven - 33 años- que ocupó este cargo en Rumanía.

Kovesi siempre recibió buenos comentarios por parte de Bruselas.

Tiberiu Nitu, un fiscal controvertido, le sucederá en la fiscalía general, otro puesto clave en la lucha contra la corrupción.

Algunas onegés y magistrados criticaron la manera en la que se efectuaron los nombramientos.

El primer ministro de centroizquierda, Victor Ponta, aprovechó su interenidad como ministro de Justicia para designar a Kovesi y Nitu.

El jefe de Estado, de derecha, firmó un acuerdo de cohabitación con Ponta sin haber defendido su elección, pese a que este proceso no siguió las recomendaciones de la UE.

Las onegés especializadas en la defensa del Estado de Derecho y decenas de fiscales del Departamento Nacional de Anticorrupción (DNA) habían criticado la ausencia de transparencia.