Rumanía ha pasado los primeros meses del año por unas pruebas complicadas, informe de MCV y el espacio Schengen, además de los problemas de absorción de fondos europeos, el euroescepticismo y las relaciones entre el presidente Traian Basescu y el primer ministro Victor Ponta.

Victor PontaFoto: captura B1 TV

En una entrevista concedida a Adevarul, Ponta se mostró claro al señalar que la guerra política entre ambos mandatarios ha perjudicado al país del este.

"Sería más popular si me propusiera suspender a Basescu pero el precio para Rumanía sería demasiado grande. Ya se ha visto qué sucedió el pasado año, lo que nos costó", explicó Ponta.

El premier aseguró que" existe una hipocresía en medio del asunto Schengen": "Si somos tan malo para Schengen, entonces por qué Alemania está en primer lugar en cuanto a inversiones en el país".