​Los ministros de Interior de la Unión Europea han decidido aplazar hasta finales de este año el debate sobre la entrada de Bulgaria y Rumanía al espacio sin fronteras Schengen, por las reservas de varios Estados miembros" y pese a que ambos cumplen los requisitos técnicos para hacerlo, informó Europa Press.

El ministro irlandés de Justicia, Igualdad y Defensa, Alan Shatter, que este semestre ocupa la presidencia de turno de la UE, ha explicado en una rueda de prensa la decisión de dejar para más adelante el debate, por la falta de consenso. Alemania ya había anunciado antes de la reunión su oposición.

Los Veintisiete retomarán la discusión sobre la entrada de Bulgaria y Rumanía al espacio Schengen "antes de que acabe 2013", según ha dicho Shatter, quien ha añadido que no esperaba que el asunto volviera a la agenda durante este semestre en el que ejercerá la presidencia.

Cuando se reanude la marcha para examinar la entrada de Bulgaria y Rumania al club sin fronteras se hará sobre la base de "dos etapas", es decir, una primera etapa sin barreras marítimas y aéreas y, más adelante, se decidirá sobre una segunda fase para el espacio terrestre.

El ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha apuntado también las "reservas de algunos países" para retrasar hasta "finales de año" el debate y ha subrayado los "esfuerzos" de Bulgaria para "asumir el acervo comunitario" y cumplir con los criterios de entrada a Schengen.

En la reunión a Veintisiete, los ministros también han tenido ocasión de discutir con el coordinador antiterrorista de la Unión Europea, Gilles de Kerchove, sobre la difícil situación en la región del Sahel y norte de África, en donde ha habido un "deterioro" de la seguridad, ha explicado en la rueda de prensa Shatter.

Al término del encuentro, Fernández Díaz ha destacado ante la prensa la importancia de que el Consejo realice un seguimiento sobre la situación en el Sahel y ha considerado "absolutamente fundamental" un mayor esfuerzo de los países de la UE en la "consolidación de las estructuras estatales" para garantizar "la seguridad, la estabilidad y el respeto de los Derechos Humanos".