Print
YM
E-mail
Mai mare|Mai mic

El País: “Si Europa cae, no existirán los derechos humanos”, dice Ana Blandiana

de Hotnews     HotNews.ro
Luni, 12 iunie 2017, 17:15 Espanol - cultura.espana

Ana Blandiana
Foto: IRCCU Venetia
Un coche vigilaba la puerta de su casa 24 horas al día. No tenía teléfono. Solo escribía. Dos dictadores distintos prohibieron publicar sus obras. Primero Gheorghe Gheorghiu-Dej (1947-1964), cuando era ella todavía una adolescente, y luego Nicolae Ceaușescu (1964 -1989), al que convirtió en un gato con ínfulas de dios en su callejón y ese relato pudo costarle mucho más que un veto. Ana Blandiana (1942, Rumanía) comenzó a firmar con pseudónimo —su verdadero nombre es Otilia Valeria Coman—porque su padre, profesor y sacerdote ortodoxo, era un preso político. 30 años más tarde, siendo ya una poeta de obligado estudio en colegios y el orgullo nacional, la intelectual que resistió la opresión comunista, descubrió que a la semana siguiente de publicar su primer poema, en 1959, el régimen había destapado su identidad y amenazado a sus editores: “Es hija de un peligroso enemigo del pueblo”, decían.  Pre-Textos trae ahora el poemario Octubre, noviembre, diciembre, escrito en 1972, en el que, en voz de la propia autora, la muerte es solo la resistencia que mide la intensidad con que se ama y la luz de un verso, siendo siempre ambos —poesía y amor— más trascendentes que la propia muerte.

Su padre leía a Octavian Goga. Recordaba de memoria estrofas enteras y las recitaba en alto. Y al pronunciar el último pie decía invariablemente: “¡Qué gran poeta!, qué pena que se degradara tanto como para ser primer ministro”. La obra de Ana Blandiana, proscrita, se leyó gracias a las copias manuscritas que a pesar de la represalia que pendía se difundieron por todo el país. Que pusieran tanto ímpetu en censurarla acrecentó el interés por sus textos y cree Blandiana que fue eso lo que la colocó a la cabeza de la generación de escritores que en los 60 acabó con el realismo socialista (nombres como Nichita Stănescu) y trajo frescura, libertad. “Sentimos como si estuviéramos resucitando, y con nosotros todo el país”. Y de ese extremo, por su beligerancia, pasó al contrario, a la notoriedad y los agasajos. Blandiana presidió el PEN Club rumano (asociación mundial de escritores) y fundó el primer memorial para las víctimas de la dictadura comunista, considerado el museo de este tipo más importante de Europa tras los de Normandía y Auschwitz. Pero, aunque la han tentado, nunca ha aceptado un cargo de manos de un político por ese recuerdo que le legó su padre.

Siga leyendo el artículo.























194 vizualizari



SUSCRÍBASE AHORA
Subscríbase ahora a nuestro newsletter y sea el primero en conocer las últimas noticias
GO


INFORMACIÓN PRIVILEGIADA
Jesús del Cerro - Director de cine
observatorio timisoara
José Miguel Viñals - Via Rumania
rincones perdidos
comite la pirenaica
Talía Delgado - periodista

Hotnews
Agenţii de ştiri

Siteul Hotnews.ro foloseste cookie-uri. Cookie-urile ne ajută să imbunatatim serviciile noastre. Mai multe detalii, aici.
hosted by
powered by
developed by
mobile version
Vineri